La cubierta vegetal del olivar ayuda a retener el agua, frena la desertificación y la erosión

Posted on

El uso de la cubierta vegetal en los campos de olivar se ha demostrado como una herramienta imprescindible en la lucha contra la erosión del suelo, que también beneficia a los árboles y al propio cultivo. Las cubiertas vegetales son claves para mantener la capacidad productiva de los suelos a largo plazo, debido no solo a la conservación del propio suelo, sino también en su capacidad para almacenar agua.

Una de las principales ventajas de mantener esta vegetación es que evitan las escorrentías, que favorecen la erosión del suelo y la desertificación. Otro gran beneficio es que las hierbas atraen pequeños animales que realizan un control natural de las plagas.

Por último, el uso de herbicidas químicos para eliminar la cubierta vegetal puede provocar la contaminación de las aguas subterráneas y transfiere ciertas sustancias químicas al árbol y al fruto. Evitando su uso se asegura la calidad de nuestros suelos y acuíferos.

Además, la cubierta vegetal del olivar tiene la capacidad de actuar como un sumidero natural de CO2, fijando este y otros gases presentes en la atmósfera, causantes del efecto invernadero y del calentamiento global.

El proyecto de investigación Carbolivar ha demostrado que la cubierta vegetal aumenta notablemente la fijación de CO2, especialmente durante la época de crecimiento. En marzo, cuando la hierba alcanza su máximo crecimiento, la fijación neta mensual de CO2 llega a ser tres veces superior con cubierta herbácea que sin ella. A largo plazo, esta mayor fijación de CO2 se traduce en un aumento de los niveles de carbono orgánico del suelo y una reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

El olivar en España es un gigantesco sumidero natural de CO2, ya que ocupa una superficie de 2,6 millones de hectáreas. Finalizamos el artículo con un dato muy significativo: un solo litro de aceite de oliva virgen tiene la capacidad de eliminar 10 kilos de CO2 de la atmósfera.

Por todo ello, podemos concluir que un adecuado cultivo del olivar ayuda a mejorar la salud del planeta.