El consumo de aceite de oliva virgen tiene efectos beneficiosos en el hígado

Posted on
botella de aceite

Varios estudios científicos dados a conocer en los últimos años han puesto en evidencia que el consumo habitual de aceites de oliva vírgenes ayuda a mantener el hígado sano y previene la aparición de enfermedades hepáticas.

Una de estas investigaciones se centró en sustancias a las que los humanos estamos expuestos de forma cotidiana, como al aluminio o la acrilamida, que se forma al calentar ciertos alimentos por encima de determinadas temperaturas. Está presente en las patatas fritas, galletas dulces, cereales de desayuno o el pan y se asocia al cáncer, entre otras enfermedades.  Al estar expuestos cotidianamente a ambas sustancias al mismo tiempo, sus acciones perjudiciales se potencian, por ejemplo, causan daños, tanto morfológicos como funcionales en el hígado.

Un reciente artículo científico ha estudiado el efecto combinado de ambas sustancias en ratas y, si la ingesta diaria de AOVE, podría prevenir sus efectos perjudiciales. Los resultados obtenidos demuestran que el consumo diario de AOVE es capaz de prevenir el daño hepático inducido por la acción combinada de la acrilamida y el aluminio.

Otro estudio, realizado por científicos de la Universidad de Granada, ha demostrado que el consumo de aceite de oliva virgen protege al hígado. Los investigadores compararon en ratas los efectos que provoca el consumo de tres tipos distintos de grasa: el aceite de girasol, el aceite de pescado y el aceite de oliva virgen.

Los resultados obtenidos indican que el consumo prolongado a lo largo del tiempo de aceite de girasol o de pescado afecta de forma negativa al hígado y provoca una serie de alteraciones que pueden desencadenar en esteatohepatitis no alcohólica (Ehna). Sin embargo, la grasa que mejor preservó el hígado a lo largo de la vida fue el aceite de oliva virgen.

 

Pincha aquí para acceder a más información científica sobre el tema